Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Las camisetas son prendas muy versátiles que empleamos en diferentes circunstancias, pues es muy poco común encontrar un armario libre de estos objetos. Resultan cómodas, las hay de muchos tipos y nunca pasan de moda. Sobran los motivos para guardar un cajón para ellas.

Además, en situaciones especiales podremos hacernos con modelos muy específicos, es el caso de las camisetas técnicas o térmicas. Pero, ¿conoces realmente sus diferencias?, ¿sabes por cuál decantarte en cada caso?

Estas prendas suelen buscarse en los momentos en los que el clima no acompaña o cuando se va a hacer deporte en exteriores, pues tienen ciertas cualidades para ayudarnos a mantener una temperatura óptima. Sin embargo, lo hacen de formas completamente diferentes.

A continuación, te contamos las diferencias fundamentales entre estas prendas, sus ventajas e inconvenientes y te ayudamos a decidir cuál escoger.

Las diferencias entre camisetas técnicas y térmicas

Las camisetas técnicas y térmicas son muy utilizadas por deportistas, aventureros, o por personas que simplemente quieren beneficiarse de sus características. Hoy en día se pueden comprar en cantidad de espacios diferentes, incluso puedes encargarlas en Tuskamisetas.com totalmente personalizadas a tu gusto.

Sin embargo, hay muchas personas que las adquieren indistintamente pensado que son lo mismo. Cabe destacar que su funcionamiento es diferente, que tienen materiales diversos y que nos aportan cualidades algo dispares. Es lo primero que se debe conocer antes de tomar una buena decisión.

Las camisetas térmicas tienen materiales que permiten aislar al usuario del frío exterior, es decir, nos colocamos con ellas una capa protectora que impide que las bajas temperaturas calen en nuestro cuerpo. De alguna forma, esta camiseta nos proporciona calor.

¿Qué hace entonces la camiseta técnica? Esta, por su parte, nos ayuda a mantener nuestra propia temperatura corporal a punto, a conservarla en todo momento. Por lo tanto, una versión nos protege frente a lo exterior y la otra salvaguarda el interior.

Las ventajas e inconvenientes de las camisetas térmicas

Las camisetas térmicas son, de alguna forma, una fuente de calor. Sin embargo, esto tiene sus ventajas y desventajas, como ocurre en todos los casos. Vamos a analizarlas.

Las ventajas de las camisetas térmicas

  • Es una de las mejores opciones para dar calor realmente, aunque no lo desprendan de por sí, son capaces de aportarnos esa sensación cuando estamos a la intemperie.
  • Protegen adecuadamente frente resfriados u otros problemas que podamos tener por un mal aislamiento frente al frío.
  • Se pueden emplear como ropa interior de protección cuando vamos vestidos de calle.
  • Suelen tener texturas agradables.

Los inconvenientes de las camisetas térmicas

  • Pueden producir deshidratación si se hace deporte con ellas, por calentar el cuerpo demasiado rápido.
  • Si se llevan muchas horas son susceptibles de generar inflamación en la piel.
  • Suelen ser apretadas y esto va a dificultar la transpiración.

Las ventajas ye inconvenientes de las camisetas técnicas

Las camisetas técnicas nos ayudan a mantener intacta la temperatura de nuestro cuerpo, pese al frío externo. Esto también tiene sus pros y contras.

Las ventajas de las camisetas técnicas

  • Son muy apropiadas para hacer deporte porque presentan una gran comodidad y movilidad.
  • El tejido es altamente transpirable y evita irritaciones o malestar.
  • No genera una sensación de calor extrema.
  • Se crean en variedad de diseños y formatos, muy por encima de las limitadas versiones térmicas.
  • Mejora el rendimiento deportivo en disciplinas aeróbicas.

Los inconvenientes de las camisetas técnicas

  • No ofrecen una sensación cálida tan eficiente, así que no son aptas para proteger del frío extremo de por sí.
  • Se trata de tejidos y modelos muy deportivos, no tan apropiados para llevar con ropa de calle.
  • Pueden ser insuficientes para hacer deporte en el exterior y necesitar el apoyo de otras prendas más gruesas.

¿Cómo escoger el tipo de camiseta más adecuado?

Estas camisetas tienen ciertas similitudes y diferencias, por lo que no hay una mejor que la otra: lo ideal es usarlas de la forma más adecuada en cada caso. Por lo tanto, escoger la mejor para ti va a significar pensar en el uso que le quieres dar.

La ropa térmica en general va a ser más eficiente para usar en el invierno como protección interior frente al frío o cuando se va realmente a un entorno extremo, por ejemplo, con nieve. Son ideales para esto y cumplen muy bien su función.

Si se va a hacer deporte en estaciones más frías, lo mejor será apostar por la camiseta técnica. Tienen tejidos cómodos y transpirables para salir a correr, hacer deportes intensos o entrenamientos en el propio gimnasio.

De hecho, en un momento dado de frío extremo en exteriores, es posible combinar ambas prendas. Es algo que suele hacerse en la montaña o en circunstancias en las que todos los recursos son pocos para mantener la temperatura.

¿Qué ropa usar para hacer deporte en invierno?

Más allá del mundo de las camisetas, si has llegado hasta aquí es porque probablemente tendrás dudas sobre la equipación más adecuada para hacer deporte en la temporada de invierno. Lo de estas prendas ha quedado bastante claro, pero, ¿qué hay del resto del atuendo?

Lo principal es escoger prendas que se adapten bien al cuerpo en un tallaje equilibrado. Es decir, ni muy ceñidas, lo que puede generar incomodidad, si tan sueltas que nos queden demasiado grandes. Modular esto serpa clave durante el invierno, mucho más que en verano.

Es fundamental que sean transpirables y de secado rápido, para que el sudor no se acumule y haga estragos en tu piel. En este sentido, la opción técnica suele ser más interesante y efectiva.

Llevar varias capas es clave durante el invierno y, sobre todo, en los exteriores. Una sudadera o chaqueta deportiva con cremallera va a proteger en los momentos iniciales y permite retirarla en el momento en el que el cuerpo esté caliente. Esto dará margen para adecuar la vestimenta en cada proceso, evitando resfriados o sofocos.

Por último, hay que recordar llevar agua siempre, aunque haga frío. Mantener la hidratación en los entrenamientos es fundamental en todas las épocas del año. Además, si llevas ropa térmica o similar, puedes deshidratarse con mayor facilidad.